Verrugas

Debido a su origen vírico hay que eliminarlas hasta su base. El tratamiento más habitual suele ser la congelación con nitrógeno líquido pero dependiendo de la localización y el tipo puede ser más adecuado recurrir a fulguración con
bisturí eléctrico con anestesia local para que el procedimiento sea indoloro o con un láser ablativo como el erbio.