Textura Piel

En muchas ocasiones, el aspecto menos estético no lo dan las arrugas o la flacidez si no una textura de piel tosca, muy poco uniforme. Puede estar provocado por factores externos como el tabaco, secuelas de alteraciones de la piel como acné o rosácea. Su tratamiento es sencillo y se puede ir haciendo por sesiones en las que la mejoría va siendo acumulativa. Dependiendo de la zona a tratar y de los aspectos a mejorar puede estar más indicado uno u otro de estos tratamientos.

Técnicas empleadas:

En este caso solemos recurrir a peelings más suaves con muy buena recuperación ( ferúlico, mandélico, etc ) pero que se quedarían más cortos para otros inestetismos. Son también una buena opción para momentos puntuales ( celebraciones, etc ) en las que se quiere un resultado a muy corto plazo. 

Más Información

 

Sobre todo cuando queremos aportar luminosidad y uniformizar el tono más que el relieve. Buena opción de rejuvenecimiento facial no ablativo en pieles relativamente jóvenes en sus primeros estadíos de envejecimiento.

Más Información

Aunque suele ser una técnica utilizada para inestetismos más pronunciados, se puede emplear a potencias muy bajas para mejorar la textura en pieles un poco más maduras.

Más Información

No es nuestra primera opción para mejorar la textura pero debido a su efecto regenerador, los utilizamos en los casos en los que se asocia una piel desvitalizada con ligera flacidez que englobe cara y cuello.

Más Información