Embarazo y Post-Parto

Salvo alguna rara excepción (LPG en piernas), durante el embarazo no llevamos a cabo ningún tratamiento que no sea el estricto control del peso y el aporte nutricional. Es muy importante la preparación previa al embarazo de la piel y la musculatura para disminuir las secuelas post parto. Para cuando éstas son inevitables se pueden tratar una vez interrumpida la lactancia, bien sean estrías, manchas, acúmulos grasos...

Técnicas empleadas:

En este caso ayuda a disminuir la retención hídrica generalizada, a mejorar la textura de la grasa y a disminuir la tendencia a la flacidez .

Más Información

Es un muy buen complemento a los láseres fraccionados cuando además de las estrías abdominales periumbilicales, también hay que tratar la flacidez en esta zona. No aporta mejoría al componente de flacidez muscular.

Más Información

En los casos en los que hayan quedado estrías abdominales tras el parto, mejora mucho su aspecto. También lo utilizamos para estrías del pecho y caderas, aunque en este último caso la mejoría es menor. La limitación son los fototipos altos ( pieles de color más bronceado ) .

Más Información

Es una buena ayuda de cara a recuperar el peso previo al embarazo y a disminuir volúmenes en abdomen, muslos y caderas. No sirve para el volumen abdominal que haya quedado por distensión de la musculatura.

Más Información

Bien por medio de peeling o de mascarillas despigmentantes se consigue una gran mejoría de melasmas y cloasmas ( manchas faciales típicas del embarazo ). 

Más Información