Acné y Secuelas

En los casos de acné moderado, se puede controlar a menudo el cuadro con un buen hábito higiénico-cosmético y peelings que disminuyan el riesgo de lesiones cicatriciales. Cuando éstas aparecen, se pueden mejorar con una combinación de láser pixelado de Erbio mucho menos agresivo que los clásicos y con infiltraciones de hialurónicos de muy baja densidad para las cicatrices retráctiles. Todo ello trabajado con cremas anestésicas, de manera que no sea en absoluto doloroso.

Técnicas empleadas:

Es la mejor opción en los casos de acné moderado activo. En algunas ocasiones hay que añadir tratamiento oral con antibiótico. Debido a su efecto seborregulador, no solo mejora el aspecto si no que disminuye la severidad de los brotes acnéicos. El número de sesiones depende de la intensidad del cuadro.

Más Información

Contraindicado durante el brote acnéico, es una muy buena opción para tratar las cicatrices residuales que pueden quedar después. Dependiendo de la profundidad de éstas, variará el número de sesiones necesarias.

Más Información

El ácido hialurónico se utiliza puntualmente en algunas de las cicatrices más severas como complemento al tratamiento con laser fraccionado. Se busca con ello un ligero efecto de relleno (poco porque si no se notarían abultados los bordes) y una regeneración de la calidad de la cicatriz para que sea menos retráctil y menos rígida. Hay que aportar hialurónico en muy pequeña cantidad pero en varias sesiones con al menos 4 semanas de intervalo.

Más Información